Causas de la Disfunción Eréctil: Enfermedad de la Próstata y Cirugía

¿Qué es la próstata?
La próstata es una glándula con forma de rosquilla que solo se encuentra en los hombres. Es aproximadamente del tamaño de una nuez. Está ubicado justo debajo de la vejiga. La próstata rodea la uretra, que es el conducto que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior durante la micción o el semen durante la eyaculación. La próstata produce aproximadamente una cuarta parte del semen, la sustancia lechosa que sale durante la eyaculación.

¿Qué es la enfermedad de la próstata?
Los tres problemas más comunes que pueden desarrollarse en la glándula prostática son los siguientes:

  • Inflamación, también conocida como prostatitis: esto puede deberse a causas infecciosas o no infecciosas. Las infecciones se pueden tratar con antibióticos. La inflamación de origen no infeccioso es más difícil de tratar.
  • Agrandamiento de la próstata o hiperplasia prostática benigna (BPH): la hiperplasia prostática benigna ocurre con frecuencia en hombres mayores de 50 años. Es una parte natural del proceso de envejecimiento. La hiperplasia prostática benigna puede provocar una compresión gradual de la uretra, lo que a veces dificulta la micción. Los síntomas asociados con la hiperplasia prostática benigna se denominan síntomas del tracto urinario inferior.
  • Cáncer de próstata: es el cáncer más común en hombres mayores y la segunda principal causa de muerte por cáncer en los EE. UU. Los investigadores estiman que aproximadamente 225,000 hombres son diagnosticados con cáncer de próstata y unos 30,000 mueren de cáncer de próstata en los Estados Unidos cada año.

¿Cómo causa la enfermedad de la próstata disfunción eréctil?
Los hombres con síntomas del tracto urinario inferior tienen más probabilidades de tener disfunción eréctil. Cuanto más graves son los síntomas del tracto urinario inferior, más grave es la disfunción eréctil. Estas dificultades pueden incluir levantarse para orinar por la noche, tener que orinar con frecuencia y con urgencia y dificultad para orinar. Dichos síntomas pueden deberse a hiperplasia prostática benigna; algunos estudios han demostrado un vínculo fuerte y consistente entre síntomas del tracto urinario inferior, hiperplasia prostática benigna y disfunción eréctil.

La extirpación quirúrgica de toda la glándula prostática para el tratamiento del agrandamiento benigno de la próstata o del cáncer de próstata, o la extirpación quirúrgica de la vejiga y la próstata para el tratamiento del cáncer de vejiga, a menudo dañan los nervios y las arterias que conducen al pene. Esto generalmente causa al menos una disfunción eréctil temporal. La disfunción eréctil también puede resultar de las diversas formas de radioterapia que se utilizan para tratar el cáncer de próstata. Además, el tratamiento hormonal para el cáncer de próstata avanzado, que ocurre cuando el cáncer de próstata se ha diseminado fuera de la próstata a otros órganos, reduce el deseo sexual y las erecciones del hombre.

¿Por qué la cirugía de próstata (prostatectomía radical) se asocia con disfunción eréctil?
En 2003, alrededor de 225,000 hombres fueron diagnosticados con cáncer de próstata en los Estados Unidos. De estos hombres, el 45 % recibió tratamiento mediante la extirpación quirúrgica de la glándula prostática (prostatectomía radical). La mayoría de los hombres que se han sometido a esta cirugía experimentarán disfunción eréctil temporal o permanente.

La prostatectomía radical es una operación que extirpa completamente la próstata y el tejido circundante.

Hay varios tipos de cirugía de próstata:

  • Cirugía que preserva los nervios (manteniendo intactos los nervios que conducen a las cámaras de erección y proporcionan la estimulación para la erección)
  • Cirugía que no preserva los nervios (no salva estos nervios)

Incluso si la mayoría de los nervios se conservan en la cirugía, la disfunción eréctil temporal es común.

Cuando se usa la técnica de preservación de nervios, particularmente la preservación de nervios bilateral, la disfunción eréctil permanente es menos común que con la cirugía sin preservación de nervios y la recuperación a menudo ocurre dentro del primer año o dos después del procedimiento.

La disfunción eréctil debido a un procedimiento sin preservación de nervios es común y la recuperación de la función eréctil después de una técnica sin preservación de nervios es poco probable, aunque no imposible.

La función eréctil después de la cirugía depende de la edad, la anatomía, la extensión del cáncer y la función sexual preoperatoria de cada paciente.5 La mayoría de los estudios reportan que el 50 a 80 % de los hombres que se someten a una prostatectomía radical tienen algún grado de disfunción eréctil durante el primer año después de la cirugía, incluso si el cirujano puede preservar todos o parte de los nervios.6 Incluso en la cirugía bilateral con preservación de nervios, el retorno de la función eréctil puede tardar hasta 12 a 24 meses. Sin embargo, eventualmente, las erecciones adecuadas para la penetración vaginal regresan en el 40 a 80 % de los hombres. La técnica de preservación de nervios unilateral produce resultados intermedios entre la cirugía bilateral y la no preservadora de nervios. Además, la duración del tiempo desde la cirugía hasta el tratamiento de la disfunción eréctil puede influir en la efectividad de diferentes opciones terapéuticas.

Otras complicaciones sexuales posteriores a la prostatectomía radical incluyen la ausencia de eyaculación o el orgasmo seco (orgasmo sin secreción de semen) en todos los casos y pérdida de la longitud del pene en algunos hombres.

¿Los hombres responden a los inhibidores de la PDE5 después de una cirugía de próstata?
La primera línea de tratamiento para la disfunción eréctil después de la cirugía de próstata son los medicamentos orales, como los inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE5i), sildenafil (Viagra®), vardenafil (Levitra®) y tadalafil (Cialis®). Aproximadamente el 70 % de los hombres responden de alguna manera a la farmacoterapia oral en el posoperatorio.
Dado que estos medicamentos están diseñados para aumentar el flujo sanguíneo al pene tras la estimulación sexual, requieren nervios y arterias intactos. Los hombres que se someten a una prostatectomía con preservación de nervios generalmente tienen una mejor respuesta.

¿La terapia de autoinyección usada después de la cirugía de próstata ayuda a la función eréctil?
Las autoinyecciones en el pene proporcionan un tratamiento muy efectivo de la disfunción eréctil después de la cirugía de cáncer de próstata. Algunos estudios reportan que las autoinyecciones en el pene pueden lograr una tasa de éxito del 95 %. La terapia de autoinyección generalmente se usa después de probar medicamentos orales debido a la conveniencia de la terapia oral.

El papel de las terapias oral, autoinyectable, intrauretral y de vacío después del tratamiento del cáncer de próstata:
para los hombres que se han sometido a tratamiento quirúrgico o de radiación para el cáncer de próstata, la evidencia sugiere que los tratamientos orales, de autoinyección que se inician poco después del tratamiento pueden mejorar las posibilidades de recuperación posterior de las erecciones naturales espontáneas. La terapia oral se puede utilizar con cualquiera de los tres medicamentos inhibidores de la PDE5.

Hay tres medicamentos vasodilatadores que se utilizan para la terapia de autoinyección:

  • papaverina
  • fentolamina
  • alprostadil, un tipo de prostaglandina E1

La inyección de alprostadil puede causar dolor en el pene. Si esto ocurre, reducir la dosis de alprostadil o mezclar alprostadil con papaverina y fentolamina puede reducir o eliminar el dolor. El medicamento recetado llamado MUSE se usa en terapia intrauretral.

Los implantes peneanos son una terapia de tercera línea, con una tasa de éxito de alrededor del 80-90 %. Son la forma de tratamiento individual más confiable para la disfunción eréctil y brindan una excelente solución al problema de la disfunción eréctil.

¿La cirugía de próstata se asocia con acortamiento del pene?
Después de una prostatectomía radical por lo general disminuye la longitud del pene. En un estudio, el 71 % de los hombres experimentó una pérdida de longitud del pene de entre 0.5 y 4 cm (aproximadamente 1/4 a 1½ pulgadas), aunque solo el 48 % de los hombres reportó una pérdida de más de 1 cm (aproximadamente ½ pulgada). Algunos expertos creen que el acortamiento del pene se puede reducir iniciando terapia oral, de autoinyección, intrauretral o de vacío unas semanas después de la cirugía.

¿Es normal que los hombres pierdan orina durante un orgasmo?
Algunos hombres pueden perder orina durante la actividad sexual o el orgasmo después de una cirugía de próstata, pero la cantidad y la frecuencia de las pérdidas generalmente disminuyen con el tiempo. Una forma de ayudar a evitar las fugas es vaciar la vejiga por completo antes de la intimidad sexual. Las estrategias utilizadas para minimizar este problema han incluido el uso de condones, ciertos medicamentos (el antidepresivo imipramina, por ejemplo) y el uso de una banda de constricción después de lograr una erección (como la banda de tensión ACTIS).