Eyaculación precoz

Información general

¿Cómo ocurre la eyaculación?

La estimulación sexual (física) hace que los nervios del pene envíen mensajes químicos a la médula espinal y al cerebro. Del mismo modo, el cerebro libera sustancias químicas con estimulación mental. Estas sustancias químicas ayudan a transmitir mensajes de estimulación por todo el cerebro, mientras que las señales nerviosas del cerebro llevan estos mensajes al resto del cuerpo a través de la médula espinal a los órganos reproductores masculinos. Cuando un hombre alcanza un cierto nivel de excitación durante este proceso, los mensajes químicos y nerviosos enviados a la pelvis provocan la eyaculación. Si bien no se comprende completamente, se cree que la serotonina juega un papel importante en este proceso.

La eyaculación es el proceso por el cual se libera el semen del pene. La eyaculación consta principalmente de dos fases. El primer proceso por el cual los componentes del semen se liberan de los órganos reproductores masculinos (próstata, vesícula seminal, conducto deferente) se llama emisión. Durante este proceso, el semen se deposita en la uretra (canal urinario). La segunda fase (eyaculación propiamente dicha, evacuación o expulsión) es un reflejo que provoca contracciones rítmicas de los músculos que rodean la uretra, lo que impulsa el semen a través de la uretra y desde el pene.

¿Cuáles son los componentes del semen?

El semen es el líquido que se libera del pene al eyacular. El semen se compone de dos partes: 1) esperma de los conductos deferentes y 2) líquido seminal que contiene líquido principalmente de la próstata y las vesículas seminales.

Cada vez que un hombre eyacula, normalmente se liberan entre 50 y 500 millones de espermatozoides. Sin embargo, representan solo alrededor del 2-5 % del volumen de semen. La mayor parte del semen se compone de la porción líquida eyaculada del semen. Los hombres producen entre 1 ml y 5 mililitros de semen durante cada eyaculación.

¿Qué es la eyaculación precoz (EP)?

La eyaculación precoz es una eyaculación rápida en respuesta a una estimulación mínima antes, en el momento de la estimulación sexual o poco después de ella, pero antes de que el hombre lo desee y sobre la cual el hombre siente que tiene poco o ningún control. Es importante reconocer que la eyaculación precoz es un diagnóstico subjetivo y tiene en cuenta la satisfacción tanto del paciente como de su pareja.

¿Qué tan común es la EP?

La EP es la disfunción sexual más común reportada por los hombres, pero aún está subdiagnosticada y subtratada. Es difícil estimar la prevalencia de EP, ya que muchos hombres no quieren hablar de ello, mientras que otros pueden ni siquiera percibir que tienen EP. Investigaciones recientes indican que el 25 a 30 % de los hombres tienen problemas con la EP. La EP puede ocurrir a cualquier edad y su prevalencia es consistente en todas las edades.

Síntomas

La EP puede ser de por vida o adquirida. La EP primaria se refiere a los hombres que han experimentado este problema sexual desde la primera vez que tuvieron relaciones sexuales. La EP secundaria se refiere a los hombres que tuvieron control de la eyaculación en algún momento, pero comenzaron a experimentar EP más tarde en la vida, a veces incluso después de años de sexo satisfactorio, sin explicación.

La EP puede tener un gran impacto en muchos aspectos de la vida de un hombre. Los hombres que experimentan EP pueden sufrir ansiedad, vergüenza, insuficiencia, depresión, ira y culpa. La EP puede causar estrés tanto personal como estrés en una relación. En un estudio, los hombres con EP estaban menos satisfechos con el coito y su relación sexual y sufrieron más problemas de ansiedad y excitación sexual en comparación con los que no la padecían.

Algunos hombres con EP tienen problemas para mantener una relación o pueden tener miedo de comenzar una nueva. Las parejas a veces experimentan frustración e ira. Además, muchas parejas no discuten el problema y puede haber una ruptura de la intimidad entre ellos.

Causas

Desafortunadamente, la causa de la EP generalmente se desconoce. Históricamente, la EP se consideraba un trastorno psicológico, pero los investigadores ahora sugieren que la mayoría de los casos son multifactoriales con una contribución tanto de factores psicológicos como físicos.

Muchos investigadores creen que la eyaculación precoz, al menos en algunos hombres, puede deberse a un desequilibrio químico o cambios en la sensibilidad de los receptores en el cerebro o la médula espinal.

Muchos hombres con EP también experimentan disfunción eréctil (DE). Una relación propuesta entre la DE y la EP es que las erecciones mal mantenidas pueden conducir a cambios de comportamiento en los que se puede desarrollar la EP. En otras palabras, los hombres con disfunción eréctil pueden aprender a eyacular rápidamente para alcanzar el clímax antes de que su erección disminuya. También puede ocurrir que los hombres con disfunción eréctil pueden requerir estimulación adicional para mantener la erección, lo que luego conduce a la EP. La relación exacta entre estas dos condiciones sigue siendo desconocida.

Diagnóstico

Aunque no existen pautas específicas de diagnóstico o tratamiento para la EP, el diagnóstico de la EP se basa principalmente en una historia sexual detallada que establece lo siguiente:

  • Percepción de los pacientes de su control sobre la eyaculación. ¿Es malo, regular o bueno?
  • El período de tiempo dentro del cual eyacula. ¿Menos de un minuto? ¿Más de 2 minutos?
    • La mayoría de los hombres que consideran que tienen EP eyaculan en menos de 2 minutos.
    • La mayoría de los hombres que consideran que no tienen EP eyaculan en más de 2 minutos.
    • Se considera que la EP es la ocurrencia de la eyaculación antes de los deseos de ambos compañeros sexuales (que puede variar ampliamente de una pareja a otra); no se han establecido límites de tiempo claros en cuanto a la duración apropiada del contacto sexual antes de alcanzar el orgasmo, aunque la FDA en su evaluación de los medicamentos para la EP utiliza 2 minutos como guía. Se ha demostrado que el tiempo hasta la eyaculación autoinformado por el paciente (conocido como tiempo de latencia eyaculatoria) es sorprendentemente preciso.
  • Que el corto tiempo de latencia eyaculatoria es motivo de angustia para él o para su pareja.
  • Que el corto tiempo de latencia eyaculatoria está interfiriendo con la satisfacción de las relaciones sexuales para él o la pareja.
  • Si esta condición ha sido de por vida o si ha ocurrido más recientemente. La EP de por vida se conoce como EP primaria y la EP recientemente adquirida se conoce como EP secundaria. Si el inicio del problema es más reciente, ¿existen factores precipitantes?
  • Frecuencia de la EP. Un suceso ocasional de EP puede no ser motivo de preocupación, pero si el problema ocurre más del 50 % de las veces, generalmente existe un patrón para el cual el tratamiento puede ser apropiado.

Si bien a menudo se realiza un examen físico (que incluye un examen abdominal y genital y posiblemente un examen de próstata), por lo general ayuda poco en el diagnóstico de la EP.

Es posible que algunos hombres no sepan si tienen DE o EP. La disfunción eréctil es la incapacidad de un hombre para lograr o mantener una erección durante la relación sexual. La eyaculación precoz es cuando un hombre o su pareja perciben que llega al orgasmo y eyacula demasiado rápido y con poco control.

En otras palabras, la EP es la eyaculación antes de que un hombre y su pareja quieran que suceda. Sin embargo, hay hombres que desarrollan EP como resultado de una capacidad deficiente para mantener la erección. En esta situación, se condicionan para alcanzar el orgasmo/eyaculación más rápido para poder hacerlo antes de perder la erección. El tratamiento de esto comienza tratando primero el problema de erección. Con tratamiento, muchos hombres pueden resolver el problema de la EP. La diferenciación entre las dos condiciones es un paso muy importante para los pacientes y los médicos. Un médico experimentado debería poder definir el problema real con relativa facilidad.

También es importante reconocer que, después de la eyaculación, es normal que las erecciones disminuyan. El "periodo refractario", o tiempo entre el orgasmo y cuando un hombre puede lograr una erección nuevamente, varía de persona a persona y puede aumentar con la edad. Algunos hombres con EP pueden pensar que tienen disfunción eréctil debido a su incapacidad para recuperar rápidamente una erección. Sin embargo, esta es la respuesta normal del cuerpo después de la eyaculación.

Tratamientos

¿Qué tipos de tratamiento están disponibles para la EP?

  • Medicamentos
  • Tratamiento físico y psicológico

¿Qué tipo de médico se ocupa de la EP?

Muchos tipos diferentes de especialistas están interesados en la medicina sexual y la EP. El primer recurso serían los miembros de esta sociedad ya que todos están comprometidos con la excelencia en la medicina sexual y dedican una parte importante de sus consultas a esta área. Pero si no es posible, generalmente un urólogo o un profesional de la salud mental (terapeuta sexual, psicólogo, psiquiatra) serían los principales especialistas a los que acudir para el tratamiento de la EP.

Recuerde que los psicólogos no pueden recetar medicamentos, por lo que, si un paciente está interesado en probar medicamentos recetados, deberá consultar a un médico (urólogo, psiquiatra o incluso un médico de familia). Es de destacar que el médico de familia promedio puede no estar familiarizado con el tratamiento de la EP, pero simplemente preguntarle es una buena manera de averiguarlo. Si dicho médico no se siente cómodo con el tratamiento de la EP, pueden referirlo a un experto local.

¿Qué medicamentos están disponibles actualmente para la EP?

No existen medicamentos aprobados por la FDA indicados para el tratamiento de la EP, aunque actualmente existen varios tipos de tratamientos que se utilizan para manejar la EP.

Los riesgos y beneficios de todas las opciones de tratamiento a continuación deben discutirse entre el cuidador y el paciente, ya que la satisfacción del paciente y la pareja es el objetivo principal en el tratamiento de la EP.

  • Tratamientos de desensibilización: estos están destinados a reducir la sensibilidad del pene inmediatamente antes de las relaciones sexuales. Vale la pena mencionar que no hay evidencia de que los hombres con EP tengan alguna diferencia en la sensibilidad del pene con respecto a los hombres sin EP. Aunque estas técnicas funcionan para algunos hombres con EP leve, pueden causar una reducción en la sensibilidad de modo que la satisfacción sexual durante la intimidad también disminuye. Se han realizado pocas investigaciones sobre estas técnicas y su verdadero beneficio. Las técnicas que emplean algunos hombres incluyen:
    • Usar condones: el uso de un solo condón puede reducir la sensibilidad lo suficiente como para hacer una diferencia en el control de la eyaculación en algunos hombres. Sin embargo, el uso de varios condones reduce la sensibilidad, potencialmente hasta el punto en que la sensación durante las relaciones es menos que satisfactoria para los hombres.
    • Usar ungüentos, cremas o espumas desensibilizantes: se pueden aplicar anestésicos locales como cremas de lidocaína/prilocaína en la cabeza del pene (el glande) 30 minutos antes de tener relaciones sexuales. Con muchos de estos tratamientos lo mejor es aplicarlos y luego lavar el área entre 5 y 10 minutos antes de las relaciones sexuales para evitar la transferencia a la pareja. Algunos de estos tratamientos se pueden combinar con condones.
    • Masturbarse antes del coito: muchos hombres con EP, incluso aquellos con EP primaria (de por vida), tienen un control de la eyaculación mucho mejor si tienen relaciones sexuales por segunda vez en un período corto de tiempo después del encuentro inicial. Algunos hombres usan la masturbación en las horas previas a la intimidad anticipada como un medio para mejorar el control de la eyaculación.
  • Opciones de tratamiento no aprobadas por la FDA: Se han utilizado varios medicamentos de venta libre y recetados para la EP:
    • Terapias a base de hierbas: actualmente no existen estudios que demuestren la eficacia de los productos a base de hierbas (también conocidos como nutracéuticos). Muchos de estos productos contienen andrógenos (testosterona, DHEA y androstenediona) que pueden ser inapropiados para algunos hombres. Además, algunos productos a base de hierbas que se utilizan para la salud sexual masculina contienen los ingredientes activos de Viagra y Cialis, lo cual es motivo de preocupación para los hombres que toman medicamentos que contienen nitroglicerina, ya que tomarlos juntos puede ser mortal.
    • Inhibidores de PDE-5: Algunos hombres han utilizado medicamentos como Viagra®, Levitra® y Cialis® para la EP. Algunos estudios sugieren que pueden ayudar a algunos hombres que sufren de EP. Los científicos no están seguros de por qué estos medicamentos funcionarían en hombres con EP. Sin embargo, en general se cree que estos medicamentos pueden ayudar a los hombres con EP que también tienen DE.
    • Medicamentos antidepresivos: se han utilizado antidepresivos para el tratamiento de la EP. Prozac®, Paxil® y Zoloft® se han utilizado con cierto éxito para esta condición. Aunque no se han utilizado antidepresivos específicamente para tratar la EP, se ha demostrado que el tratamiento a demanda o continuo con algunos de estos medicamentos ayuda a muchos hombres con EP. Los inconvenientes de estos medicamentos incluyen la necesidad de uso diario en muchos hombres (cuando los hombres dejan de usarlos pueden volver a tener una eyaculación rápida), el estigma de que son medicamentos antidepresivos (por ejemplo, los pilotos de aerolíneas no pueden tomarlos y volar) y los efectos secundarios (somnolencia, náuseas, mareos, sequedad de boca y una variedad de problemas sexuales, como disminución o aumento del interés sexual, problemas de eyaculación u orgasmo e impotencia).

¿Qué tipos de tratamientos psicológicos están disponibles?

Técnicas de distracción: los ejercicios mentales que distraen durante las relaciones sexuales se pueden utilizar para ayudar con la EP (como pensar en cosas mundanas como el béisbol, el trabajo, etc.). Estas técnicas probablemente sean más útiles para hombres con EP ocasional o para hombres que experimentan EP en las etapas iniciales de una nueva relación sexual. Para los hombres con EP de larga duración, el uso constante de estas técnicas generalmente interfiere con la espontaneidad y la satisfacción.

Terapia psicológica: estos tratamientos se han utilizado durante décadas y están asociados con éxito en muchas personas. Sin embargo, es cuestionable por cuánto tiempo funcionan estos tratamientos. Por ejemplo, para un hombre que se ha beneficiado de las técnicas descritas, ¿qué duración tienen los efectos beneficiosos? Se estima que el 25 % de los hombres que reciben ayuda de estas técnicas conservan el beneficio durante 2 años después de comenzar los tratamientos.

La EP puede deberse a y ser la causa del estrés psicológico u otros problemas de salud mental y personales. Los tratamientos psicológicos a menudo implican asesoramiento o terapia sexual que puede incluir hablar sobre relaciones y experiencias con un profesional de la salud mental o aprender herramientas prácticas. Al investigar las relaciones y los problemas individuales que pueden estar causando o agravando la EP, los profesionales de la salud mental pueden ayudar a encontrar formas efectivas de afrontar y resolver los problemas que pueden estar causando la EP. Para muchas parejas afectadas por la EP, trabajar juntos con un terapeuta puede producir los mejores resultados.

Algunas terapias psicológicas también se centran en ayudar al individuo a encontrar formas de controlar la eyaculación. Los profesionales de la salud pueden brindar instrucción sobre técnicas de distracción y técnicas de "detener-comenzar" y "apretar" que permiten al paciente desarrollar una sensación de control de la eyaculación.

El método detener-comenzar trabaja para ayudar al individuo a identificar formas de controlar su estimulación sexual y respuesta eyaculatoria. Este método requiere que el hombre se dedique a la estimulación sexual, con o sin su pareja, hasta que se dé cuenta de que está a punto de eyacular. En este punto se detiene durante unos treinta segundos, reduciendo su impulso de eyacular, y luego comienza de nuevo la estimulación sexual. Estos pasos se repiten hasta que se desee la eyaculación. En el paso final de la secuencia, la estimulación continúa hasta que se alcanza el clímax.

El método de exprimir también implica estimulación sexual hasta justo antes del "punto sin retorno". Una vez que el hombre siente que está a punto de eyacular, su pareja detiene la estimulación sexual y aprieta suavemente la punta o la base del pene durante varios segundos. La estimulación adicional se detiene durante 30 segundos y luego se reanuda. La pareja puede optar por repetir la secuencia tantas veces como quiera o continuar con la estimulación hasta que desee la eyaculación. Es probable que estos ejercicios funcionen mejor con la participación de la pareja.

¿Cómo encuentro un psicólogo con experiencia en el tratamiento de la EP?

Hablar con un profesional de atención primaria es un buen punto de partida. Él/ella podrá recomendar psicólogos con experiencia en el tratamiento de la EP. Hay todo tipo de psicólogos, por lo que se recomienda consultar a un psicólogo sexual (a diferencia de un especialista en adicciones, terapia familiar o depresión). También puede utilizar recursos como este sitio web, AASECT (www.aasect.org) y SSTAR (www.sstarnet.org) para encontrar un psicólogo sexual cerca de usted.

¿Puedo vivir con EP y aun así satisfacer a mi pareja?

Puede ser posible seguir teniendo una vida sexual satisfactoria incluso con EP. La experiencia del sexo y la intimidad no comienza con la penetración y termina con la eyaculación masculina. Para los hombres en relaciones heterosexuales, vale la pena señalar que investigaciones recientes sugieren que la mayoría de las mujeres no experimentan el orgasmo solo por la penetración. Los juegos previos, incluida la estimulación del clítoris mediante la masturbación mutua, el sexo oral y el uso de dispositivos sexuales, pueden mejorar la experiencia de la actividad sexual tanto para su pareja como para usted. También se pueden aplicar conceptos similares a los hombres en relaciones no heterosexuales. Es importante que los hombres tengan en cuenta estas consideraciones si es posible que no deseen buscar tratamiento o si han agotado varias opciones de tratamiento.