La Enfermedad de Peyronie

Información general

La enfermedad de Peyronie es una condición resultante de la formación de tejido cicatricial en el pene. La cicatriz, que a menudo se denomina "placa", se desarrolla en la vaina que rodea el tejido eréctil vascular dentro del cuerpo del pene. Esto puede resultar en cambios en la forma del pene, como flexión/curvatura, estrechamiento y acortamiento del pene. A veces, estos cambios son relativamente menores, pero en otros casos pueden ser bastante graves. Los hombres a veces también experimentarán más dificultades para lograr o mantener una erección firme.

Es importante enfatizar que la enfermedad de Peyronie es una condición médica benigna, lo que significa que no es cancerosa. No afectará la salud en general, pero para muchos hombres con la enfermedad esta puede ser una fuente de angustia significativa.

La enfermedad de Peyronie es en realidad más común de lo que imagina. Por lo general, la enfermedad de Peyronie se diagnostica en hombres de mediana edad, aunque puede ocurrir en hombres de cualquier edad, desde la adolescencia en adelante. Aunque tiende a ocurrir con mayor frecuencia en caucásicos, los hombres de cualquier grupo étnico pueden desarrollar enfermedad de Peyronie.

Existen varios tipos diferentes de tratamiento para la enfermedad de Peyronie, los cuales se revisarán con mayor detalle. El primer paso para determinar qué tratamiento (si corresponde) es el adecuado para usted es consultar a un profesional de la salud con la experiencia necesaria para diagnosticar y tratar la enfermedad de Peyronie.

Síntomas

La enfermedad de Peyronie puede presentarse con varios síntomas diferentes. Algunos hombres con enfermedad de Peyronie experimentan dolor en el pene con erección o incluso sin ella. Esto es más común en las etapas iniciales y el dolor tiende a mejorar y desaparecer con el tiempo. La placa (cicatriz) se puede sentir como un área endurecida o "nódulo" a lo largo del cuerpo del pene. Esto puede provocar cambios en la forma del pene, como una curvatura o una flexión en la dirección de la cicatriz. Puede haber un estrechamiento del pene y, si la placa se extiende alrededor de todo el pene, puede hacer que el pene adopte la forma de un reloj de arena. Muchos hombres también reportan acortamiento del pene, así como cambios en la dureza de sus erecciones. En conjunto, estos síntomas a menudo dificultan que los hombres y sus parejas participen en una actividad sexual satisfactoria. Esto puede crear una sensación de desesperanza y provocar angustia emocional.

Por lo general, la enfermedad de Peyronie ocurre en dos etapas. En la primera etapa (la fase aguda), que puede durar de 3 a 12 meses o más, las placas comienzan a formarse y el pene comienza a curvarse, estrecharse o acortarse. Un hombre en esta etapa tiene más probabilidades de tener dolor. En la segunda etapa (la fase crónica), la placa y la curvatura comienzan a estabilizarse, pero el pene generalmente no se endereza. El dolor puede comenzar a disminuir, pero la disfunción eréctil puede continuar o empeorar.

Existe una asociación reportada entre la enfermedad de Peyronie y un trastorno genético llamado contractura de Dupuytren, en el que se forma tejido cicatricial a lo largo de la vaina que rodea los tendones en la palma de la mano, lo que hace que el dedo anular se contraiga hacia adentro. Aproximadamente el 20 a 30 % de los hombres con enfermedad de Peyronie reportarán antecedentes personales o familiares de contractura de Dupuytren.

Causas

Aún se desconoce mucho sobre las causas de la enfermedad de Peyronie. Las investigaciones sugieren que es un trastorno de la cicatrización de heridas que se produce después de algún tipo de trauma en el pene. El ejemplo clásico sería el de un paciente que experimenta un “empujón” durante las relaciones sexuales, en el que el pene se sale de la vagina y golpea el hueso púbico o el perineo de la pareja provocando una flexión del pene. Sin embargo, la mayoría de los hombres que desarrollan la enfermedad de Peyronie no recuerdan ningún tipo de trauma significativo como este. En cambio, es probable que la mayoría de los hombres experimenten algún trauma leve (a esto lo llamamos “microtraumatismo”) en el pene durante la actividad sexual. Esto pasa desapercibido, pero, en algunos casos, aún puede desencadenar la formación de tejido cicatricial.

Normalmente, las heridas cicatrizan en tres fases: Primero, las enzimas eliminan el tejido muerto o dañado en la herida. En segundo lugar, el cuerpo repara la herida formando una cicatriz que fortalece el tejido lesionado. Finalmente, las fibras de colágeno que forman la cicatriz se descomponen y se realinean dejando una cicatriz más pequeña "remodelada". En la enfermedad de Peyronie, la formación de cicatrices no solo es más "extrema", sino que la remodelación de la cicatriz no ocurre o es insuficiente.

Se cree que la cicatrización anormal de la enfermedad de Peyronie está relacionada con los procesos que ocurren a nivel celular y que estimulan la formación de tejido cicatricial en la segunda fase de la cicatrización de la herida. Durante este proceso, se acumulan cantidades excesivas de colágeno, que es un tipo de proteína, creando una placa. Las enzimas que normalmente regulan la producción de colágeno y son responsables de remodelar el tejido cicatricial en la tercera fase de la cicatrización de la herida, también pueden desempeñar un papel. Los pacientes con Peyronie pueden producir muy pocas de estas enzimas o las enzimas que producen pueden no funcionar correctamente para remodelar la cicatriz. Para complicar aún más las cosas, en algunos hombres, parte del colágeno de la placa puede ser reemplazado por calcio.

Muchos investigadores creen que los hombres que desarrollan la enfermedad de Peyronie tienen cierta genética (ADN o material genético que se hereda de los padres biológicos) que los hace más propensos a desarrollar tejido cicatricial en respuesta a una lesión en el pene. En otras palabras, la enfermedad de Peyronie en realidad puede ser heredada. Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre las causas de la enfermedad de Peyronie, aunque los proyectos de investigación actuales y futuros están arrojando nueva luz sobre esta condición.

Diagnóstico

La enfermedad de Peyronie es tratada por urólogos, médicos que se especializan en problemas del pene y órganos relacionados. Pero no todos los urólogos tienen experiencia en el tratamiento de la enfermedad de Peyronie. Un hombre debe sentirse cómodo con su urólogo y estar seguro de que el médico tiene la experiencia necesaria. Si hay alguna duda, los hombres deben buscar una segunda opinión o cambiar de urólogo.

A veces, hacer esa primera cita es el paso más difícil. Un hombre con la enfermedad de Peyronie puede sentirse avergonzado de admitir que tiene un problema, especialmente con una parte de su cuerpo que define su masculinidad. También puede sentirse nervioso por el tratamiento.

Pero dar ese paso tiene una serie de beneficios:

  • Seguridades. Un urólogo con experiencia en la enfermedad de Peyronie puede tranquilizar a un hombre, brindándole información sobre la condición y lo que se puede hacer al respecto. Tener un plan de acción específico puede hacer que un hombre se sienta más en control de la situación.
  • Derivación para asesoramiento y terapia sexual. La enfermedad de Peyronie puede afectar emocionalmente a los hombres y sus parejas. Los hombres pueden sentirse deprimidos porque no pueden tener relaciones sexuales como solían hacerlo. Pueden sentirse ansiosos por la actividad sexual futura. Tanto los pacientes como sus parejas pueden comenzar a separarse y comunicarse menos. Un médico experimentado puede derivar a los hombres y sus parejas para asesoramiento, que puede ayudar a resolver estos problemas. Un terapeuta sexual también puede ayudar a la pareja a comunicarse sobre el sexo y sugerir estrategias para mejorar la intimidad en la relación.
  • Orientación individual. El urólogo de un hombre conoce su situación específica y puede responder preguntas de manera más personal.
  • Apoyo. Un urólogo puede recomendar libros, artículos y sitios web confiables con más información sobre la enfermedad de Peyronie para hombres y sus parejas. También puede sugerir grupos de apoyo o comunidades de apoyo en línea donde los hombres y sus parejas pueden hablar con otros en situaciones similares.

Se anima a los hombres que planean su primera cita a escribir los detalles de sus síntomas y cualquier pregunta que puedan tener. También es común traer fotografías del pene erecto tomadas desde diferentes ángulos. Esto ayuda al médico a ver exactamente qué tipo de curvatura y formación de placa se están produciendo. A veces, las parejas necesitan tomar estas fotografías.

Algunos hombres optan por llevar a sus parejas a sus citas. Las parejas pueden brindar apoyo y ser un "segundo par de oídos" cuando el médico explica la condición y el tratamiento. Las parejas también pueden pensar en preguntas que no se le hayan ocurrido al paciente.

La enfermedad de Peyronie a menudo se puede diagnosticar mediante un examen físico y un historial médico completo. Durante el examen, se examina cuidadosamente el pene en busca de una placa que puede ser muy evidente en algunos hombres y bastante sutil en otros. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que cualquiera que esté interesado en un tratamiento activo para sus síntomas probablemente debería someterse a pruebas adicionales. Esto es especialmente cierto para aquellos que están considerando enfoques más invasivos, como inyecciones o cirugía (consulte la sección de tratamiento a continuación). Algunos profesionales de la salud se basarán en fotografías que el paciente toma en casa. Son útiles, pero tienen algunas limitaciones. Otra forma de evaluar más completamente los síntomas es realizar una prueba de "erección artificial" en la clínica. Durante esta prueba, se inyecta una cantidad muy pequeña de medicamento (o una mezcla de medicamentos) en el pene a través de una pequeña aguja. Los medicamentos actúan haciendo que los pequeños vasos sanguíneos del pene se abran y lleven más sangre al pene. Esto es similar a lo que sucede en el pene con una erección inducida sexualmente. Una vez que el pene está erecto, el médico puede usar herramientas especiales para medir con precisión la dirección y el grado de curvatura. El médico también puede evaluar otros cambios en la forma del pene, como una muesca o la forma de "reloj de arena". Piense en esta prueba como una forma en que el médico puede "ver lo que usted ve en casa".

Otra prueba que puede recomendarse es una ecografía del pene. Este estudio utiliza ondas sonoras que se reflejan en el tejido para crear imágenes. Con el ultrasonido podemos visualizar el tejido cicatricial. El ultrasonido también se puede usar para medir el flujo sanguíneo dentro de las arterias del pene, lo que puede ayudar a evaluar la función eréctil. Otros tipos de pruebas por imágenes, como radiografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, rara vez son útiles, pero pueden recomendarse en determinadas circunstancias.

Una vez que se completen las pruebas, el médico que lo trata podrá usar toda la información que haya recopilado y, juntos, elaborarán el plan de tratamiento más adecuado.

Tratamiento

La enfermedad de Peyronie es una condición benigna, no cancerosa. Esto significa que, si los síntomas son relativamente leves o no le molestan, está bien simplemente observar. Solo se han realizado unos pocos estudios que han analizado a lo largo del tiempo lo que les sucede a los hombres que deciden no seguir el tratamiento durante el primer año después de que comienzan los síntomas. Uno de los estudios originales de la década de 1970 sugirió que hasta la mitad de todos los hombres con la enfermedad de Peyronie verían una mejora con solo la observación. Desafortunadamente, ahora sabemos que solo alrededor del 5 al 15 % de los pacientes verán mejorías espontáneas en los síntomas. En contraste, hasta la mitad de los hombres con enfermedad de Peyronie pueden ver un empeoramiento de sus síntomas (particularmente curvatura y acortamiento del pene) durante el primer año. Afortunadamente, las cosas eventualmente se estabilizarán y, casi siempre, el dolor (si está presente) mejorará o desaparecerá por completo.

Para aquellos hombres que desean recibir tratamiento, es importante que el médico tratante analice los objetivos del tratamiento. Los objetivos pueden incluir evitar que las cosas empeoren, mejorar la curvatura, recuperar algo de la longitud del pene, resolver el dolor y, en última instancia, facilitar la participación en la actividad sexual. Por lo general, no es posible restaurar el pene a lo que era antes de que comenzara la enfermedad de Peyronie. Cada individuo tendrá su propio conjunto de objetivos y no existe un único tratamiento adecuado para todos.

Pastillas
Los investigadores han estudiado varias terapias orales para la enfermedad de Peyronie, que incluyen: carnitina, colchicina, aminobenzoato de potasio, tamoxifeno, pentoxifilina y vitamina E. Estos agentes orales se han evaluado debido a sus propiedades antioxidantes u otras que se cree que interfieren con la síntesis de colágeno y la formación de cicatrices.

Desafortunadamente, la mayoría de los estudios que utilizan terapias orales para la enfermedad de Peyronie no se han controlado bien. Dado que algunos casos de enfermedad de Peyronie mejoran por sí solos y pocos estudios de medicación oral han comparado a los pacientes tratados con un "grupo control" no tratado, no está claro si las terapias orales para la enfermedad de Peyronie ofrecen algún beneficio con respecto a la ausencia de tratamiento en términos de curvatura del pene, dolor o la capacidad de tener relaciones sexuales.

Como se mencionó anteriormente, muchos hombres con Peyronie también tienen disfunción eréctil. Las erecciones más blandas pueden hacer que el pene se doble durante la actividad sexual, lo que provocaría más lesiones en el pene. Es importante que los hombres con enfermedad de Peyronie tengan erecciones fuertes para disminuir el riesgo de lesiones. El tratamiento inicial para promover erecciones más fuertes a menudo consiste en probar una pastilla como sildenafil (Viagra) o tadalafil (Cialis), que ayuda a mejorar el flujo sanguíneo al pene.

Terapia de inyección intralesional
Se han estudiado varios agentes como terapias de inyección intralesional, lo que significa que se inyectan directamente en las placas de la enfermedad de Peyronie. Algunas de los primeros medicamentos que se usaron de esta manera fueron los esteroides. En la actualidad, se desaconseja la inyección intralesional de esteroides en el tratamiento de la enfermedad de Peyronie porque no hay beneficios claros y hay posible riesgo de efectos secundarios.

El verapamilo, un bloqueador de los canales de calcio en forma de píldora que generalmente se usa para tratar la presión arterial alta, se propuso inicialmente para detener la síntesis de colágeno y aumentar la actividad de colagenasa, promoviendo así la remodelación de la cicatriz. Asimismo, se han propuesto inyecciones de interferón para mejorar la enfermedad de Peyronie mediante la modulación del sistema inmunológico, la inducción de enzimas naturales que degradan el colágeno y otros mecanismos. Y el ácido hialurónico se ha propuesto y utilizado en un número selecto de estudios para tratar la enfermedad de Peyronie. Entre estos tres tratamientos, estudios comparativos más recientes han sugerido que el interferón probablemente tenga los mejores resultados generales. Hasta hace poco, estos eran los medicamentos inyectables más comunes que se usaban para tratar la enfermedad de Peyronie.

En el 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso de un medicamento inyectable conocido como colagenasa Clostridium histolyticum (Xiaflex; Endo Pharmaceuticals, Dublín, Irlanda). Este es el primer y único tratamiento no quirúrgico aprobado por la FDA para la enfermedad de Peyronie. Como otras inyecciones intralesionales, el medicamento se inyecta directamente en el tejido cicatricial. Es una colagenasa, lo que significa que descompone el colágeno. Este tratamiento parece funcionar mejor cuando se realiza el modelado o la "flexión" del pene, ya sea por el médico tratante o por el paciente en casa. La colagenasa se administra en el consultorio durante el transcurso de aproximadamente cuatro a cinco meses, con un total de 8 inyecciones administradas durante ese período de tiempo. En un gran ensayo internacional llevado a cabo por muchos médicos diferentes, los hombres que recibieron Xiaflex tuvieron mejorías significativamente mayores en su curvatura en comparación con los hombres que recibieron un placebo (inyección de agua salada o "solución salina"). Algunos hombres, como aquellos con una curvatura muy leve o muy grave, así como aquellos cuyo pene se curva hacia abajo, pueden no calificar para la colagenasa. Pruebas como la evaluación de la erección en el consultorio ayudarán al médico tratante a determinar si este es el tratamiento adecuado para usted.

Terapia tópica
El verapamilo se introdujo como gel tópico a mediados de la década de 1990. Se esperaba que el medicamento, que había tenido cierto éxito como inyección intralesional, pudiera producir los mismos resultados con menos molestias en esta forma no invasiva. Desafortunadamente, cuando se aplica tópicamente, el medicamento no llega a la túnica albugínea. Esto se confirmó cuando a los hombres programados para someterse a una cirugía de prótesis peneana se les aplicó gel de verapamilo en el cuerpo del pene la noche anterior y la mañana de la cirugía. Durante la cirugía, se extrajeron pequeñas muestras de tejido de la túnica albugínea de cada hombre y se examinaron en busca de verapamilo. No se detectó verapamilo en ninguno de los tejidos muestreados. En el pasado, algunos médicos usaban energía eléctrica con la esperanza de que esto aumentara la capacidad del medicamento para penetrar en la piel y llegar a la cicatriz a través de algo conocido como "iontoforesis". Si bien pocos estudios han demostrado un posible beneficio leve, las pautas actuales no recomiendan el uso rutinario de este tipo de terapia. De manera similar, en espera de estudios adicionales que demuestren la capacidad de cualquier sistema tópico para penetrar la placa de Peyronie, las terapias tópicas generalmente no se recomiendan para tratar la enfermedad de Peyronie.

Terapia de ondas de choque
La terapia de ondas de choque se ha probado como un medio para romper las placas de la enfermedad de Peyronie, promover la reabsorción de la placa, mejorar el flujo sanguíneo al pene y enderezarlo. Hasta la fecha, no se han reportado mejorías consistentes en la curvatura del pene, tamaño de la placa, función sexual o rigidez con este tratamiento en hombres con enfermedad de Peyronie. Sin embargo, la terapia de ondas de choque puede ayudar a mejorar el dolor del pene en algunos hombres y puede usarse en este contexto. Las pautas actuales de la AUA sobre la enfermedad de Peyronie no recomiendan el uso de la terapia de ondas de choque para mejorar la curvatura del pene o la placa asociada con la enfermedad de Peyronie.

Tracción peneana
La tracción del pene se refiere al uso de un dispositivo de estiramiento mecánico para tirar suavemente del pene no erecto. Este delicado estiramiento, cuando se ejerce sobre la placa de la enfermedad de Peyronie, hace que el cuerpo remodele el tejido cicatricial, mejorando así la curvatura del pene en algunos hombres. Además, el estiramiento también puede promover aumentos en la longitud del pene erecto y no erecto. Los estudios que analizan la tracción del pene y la enfermedad de Peyronie se publicaron por primera vez hace más de 15 años, y se encuentran disponibles varios modelos de dispositivos de tracción diferentes. Algunos de los primeros reportes encontraron que los hombres necesitaban usar el dispositivo durante 3 a 8 horas al día durante muchos meses para lograr beneficios en longitud o curvatura. Estudios más recientes que analizan un dispositivo de tracción más nuevo sugieren que los hombres pueden ver mejorías significativas con solo 30 a 90 minutos por día.

La tracción se usa con frecuencia por sí sola como tratamiento para la enfermedad de Peyronie, pero también se puede usar en combinación con otros tipos de tratamientos, como inyecciones intralesionales y cirugía para mejorar los resultados.

Cirugía
Los hombres que han tenido enfermedad de Peyronie durante al menos seis a doce meses, no han visto ningún empeoramiento reciente de la curvatura del pene, no pueden tener relaciones sexuales satisfactorias y cuya enfermedad de Peyronie es indolora y estable pueden ser candidatos para la cirugía. La cirugía se considera un "estándar de referencia" para corregir la curvatura del pene asociada con la enfermedad de Peyronie, y la técnica quirúrgica ha mejorado enormemente en las últimas décadas.

Ningún tipo de cirugía es adecuado para todos los pacientes. Si puede mantener una erección satisfactoria (con o sin medicación), la curva de su pene es de menos de 60 grados y el pene no tiene una deformidad con forma de reloj de arena o de bisagra, su médico puede recomendarle una plicatura/corporoplastia de túnica albugínea. Cuando se realiza la plicatura, el tejido de la túnica albugínea en el lado opuesto de la placa se plica, o se cose, para contrarrestar el efecto de flexión. Algunos cirujanos también ofrecerán plicatura para hombres con curvaturas más graves.

Si su pene tiene una curvatura más grave, o si hay un estrechamiento grave en el cuerpo del pene de modo que no puede ponerse erecto sin doblarse, entonces se puede considerar una cirugía más compleja. Esto se conoce como incisión/escisión de placa e injerto. Durante esta cirugía, se hace una incisión en la placa en sí (se corta o se extirpa parcialmente), lo que permite enderezar el pene. El área donde se cortó la placa se rellena con un injerto, que está compuesto de tejido vivo de otra parte del cuerpo o extraído de tejido humano o animal. Hay varios tipos diferentes de injertos que utilizan los cirujanos, y cada uno tiene sus pros y sus contras. El cirujano discutirá esto con usted en más detalle si está indicado. Este tipo de cirugía tiene más riesgo de disfunción eréctil y cambios de sensibilidad en el pene (adormecimiento) en comparación con la plicatura, por lo que no se realiza comúnmente para condiciones menos graves.

La colocación de una prótesis peneana (implante peneano) puede estar indicada para un hombre con enfermedad de Peyronie y disfunción eréctil. Durante esta cirugía, se colocan cilindros en el cuerpo eréctil. Estos cilindros tienen la capacidad de expandirse con líquido para crear una erección rígida que le permite al hombre tener una actividad sexual similar a la de la erección natural. Si es necesario, el cirujano también puede realizar maniobras adicionales para enderezar el pene al mismo tiempo. Para el hombre que sufre de disfunción eréctil y enfermedad de Peyronie, este enfoque se asocia con un alto grado de satisfacción.

Todas las cirugías de enfermedad de Peyronie conllevan riesgos potenciales, que incluyen un enderezamiento incompleto del pene, disfunción eréctil y disminución de la sensibilidad del pene. Antes de someterse a cualquier tipo de cirugía para la enfermedad de Peyronie, asegúrese de discutir todos los riesgos a fondo con su cirujano.

En la mayoría de los casos, la corrección quirúrgica de la enfermedad de Peyronie endereza con éxito el pene, pero en las primeras fases de la enfermedad de Peyronie a menudo se intentan primero otros enfoques, como la tracción o las inyecciones. Si tiene signos y síntomas de enfermedad de Peyronie, hable con su médico sobre qué tratamiento es mejor para usted.