Sexo después del cáncer

Información general

El tratamiento del cáncer tiene el potencial de afectar drásticamente la función sexual. Esto puede ocurrir de varias formas según el tipo de cáncer y el método de tratamiento que se realice.

En general, los tratamientos contra el cáncer se pueden dividir en tratamientos médicos (que incluyen quimioterapia e inmunoterapia), radioterapia y terapias quirúrgicas o ablativas (como la crioterapia). Las opciones de tratamiento varían según el tipo de cáncer, la etapa del cáncer y una variedad de otros factores. Cualquiera de estos métodos de tratamiento puede afectar la función sexual. Es importante tener una discusión individualizada con su equipo de tratamiento sobre cómo los tratamientos propuestos podrían afectar la función sexual, o cómo podría abordar los problemas sexuales que pudo haber desarrollado como resultado de cánceres anteriores y sus tratamientos.

Síntomas

Los síntomas de disfunción sexual relacionada con el cáncer pueden variar mucho entre sexos y entre diferentes tipos de cáncer y tratamientos. Cuando se trata de la función sexual, puede haber efectos tanto físicos como psicológicos (o emocionales) que ocurren como resultado del cáncer y su tratamiento.

Los efectos físicos del cáncer y su tratamiento sobre la función sexual en las mujeres pueden incluir relaciones sexuales dolorosas, incontinencia urinaria o incontinencia durante la actividad sexual, sequedad vaginal relacionada con las hormonas y cambios en los tejidos, sangrado, cambios en la libido (interés en la actividad sexual) o excitación, disminución de los sensación o hipersensibilidad genital, infertilidad o daño en los genitales internos o externos, entre muchos otros.

Los efectos físicos del cáncer y su tratamiento sobre la función sexual en los hombres pueden incluir disfunción eréctil, disminución de la longitud del pene, enfermedad de Peyronie (deformidad del pene), incontinencia urinaria (fuga de orina) o incontinencia durante la actividad/excitación sexual, disminución de la libido, eyaculación precoz, retrógrada o aneyaculación, orgasmo retardado o anorgasmia (incapacidad para llegar al orgasmo), falta de expulsión del semen con la eyaculación, dificultad para la eyaculación, orgasmo doloroso, infertilidad y daño a los genitales, entre otros.

El cáncer puede tener un gran impacto emocional en una persona y su sistema de apoyo. Los efectos psicológicos (emocionales) tanto en mujeres como en hombres pueden incluir depresión, ansiedad, angustia, problemas de imagen corporal, disminución de la confianza en sí mismo, estrés financiero y pensamientos suicidas. Las parejas, los miembros de la familia y los cuidadores de los pacientes con cáncer también corren el riesgo de sufrir estos mismos efectos psicológicos, ya que esta experiencia también puede causarles un estrés significativo. Por lo tanto, las discusiones sobre el tratamiento de problemas sexuales después del cáncer siempre deben incluir a la pareja de una persona cuando sea posible.

Causas

Las causas de estos diversos problemas varían según el cáncer y el tipo de tratamiento realizado. Muchos de estos cánceres y sus tratamientos pueden dañar los genitales y el tracto urinario directamente. Algunos también pueden dañar otros órganos que pueden afectar los niveles de hormonas. Enfrentar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer puede ser difícil y hay varios recursos disponibles que incluyen asesoramiento/terapia, grupos de apoyo, entre otros.

Si se está preparando para someterse a un tratamiento contra el cáncer, hable con su médico sobre los posibles efectos secundarios sexuales. Pregunte sobre cualquier forma de tratar de prevenir o reducir el riesgo de que se desarrollen problemas sexuales. Conocer las terapias de rehabilitación con anticipación puede significar que, en ciertos casos, pueda implementarlas de inmediato, en lugar de sufrir los efectos problemáticos en silencio y arriesgarse a agravar el problema.

Diagnóstico

El diagnóstico de disfunción sexual relacionada con el cáncer se basa en un historial completo obtenido por un profesional con experiencia en problemas sexuales. Muchos médicos de medicina familiar, médicos generales y terapeutas/psicólogos tienen experiencia con estos temas, pero algunos no. Un terapeuta sexual con licencia tiene una capacitación especial para brindar ayuda con problemas sexuales de muchos tipos. Los obstetras/ginecólogos (para mujeres) y los urólogos (tanto para mujeres como para hombres) reciben capacitación general para ayudar con problemas sexuales. Sin embargo, es posible que algunos de estos profesionales no atiendan a muchos pacientes con disfunción sexual relacionada con el cáncer, por lo que es importante buscar un profesional con experiencia. En este sitio web se mencionan varios proveedores con capacitación en subespecialidades y experiencia en disfunción sexual.

Tratamientos

El tratamiento de los diversos efectos secundarios sexuales del cáncer y su tratamiento varían según el cáncer, su tratamiento y el problema resultante. Después de completar el tratamiento del cáncer, se debe crear un resumen del tratamiento y un plan de atención individualizado. Esto se denomina "plan de atención para sobrevivientes" y debe incluir planes para abordar cualquier efecto secundario del tratamiento del cáncer. Esto puede ayudar a garantizar que los efectos secundarios sexuales del cáncer y su tratamiento no pasen desapercibidos. Al proporcionar una evaluación integral, se puede abordar cualquier problema identificado y se puede maximizar la calidad de vida.

Como se mencionó anteriormente, los problemas sexuales después del tratamiento del cáncer pueden variar. Los profesionales que tratan la disfunción sexual incluyen terapeutas/psicólogos (y terapeutas sexuales), médicos generales, urólogos y obstetras/ginecólogos, entre otros. Sin embargo, es posible que algunos de estos profesionales no atiendan a muchos pacientes con disfunción sexual relacionada con el cáncer, por lo que es importante buscar un profesional con experiencia. En este sitio web se mencionan varios proveedores con capacitación en subespecialidades y experiencia en el tratamiento de la disfunción sexual.

Los tratamientos contra el cáncer pueden afectar la fertilidad, en particular (pero sin limitarse a) la radiación, la quimioterapia y la cirugía para extirpar los testículos, los ovarios, las trompas de Falopio o el útero. Estos individuos tal vez quieran considerar guardar (almacenar) esperma, óvulos o tejido ovárico. Un especialista en reproducción (urólogo para hombres u obstetra/ginecólogo para mujeres) puede ayudar con esto. (Si está interesado en conocer más sobre cómo mantener la fertilidad, visite http://www.fertilehope.org)

Para tratamientos relacionados con problemas sexuales específicos, explore las otras secciones de este sitio específicas para su problema individual. Si desea sugerir una sección, comuníquese con nosotros a ****@sexhealthmatters.org.