Disfunción Eréctil

Información general

¿Qué es la disfunción eréctil (DE)?
La disfunción eréctil ocurre cuando una incapacidad constante para lograr o mantener una erección impide tener relaciones sexuales satisfactorias. Un hombre con disfunción eréctil pierde la erección antes de tener relaciones sexuales, solo tiene una erección parcial o no la tiene en absoluto. La disfunción eréctil a veces se denomina impotencia, pero el término preferido es disfunción eréctil.

¿Qué tan común es la disfunción eréctil?
Debido a que la disfunción eréctil está algo abierta a la definición, es difícil estimar con precisión el número de pacientes. No existe un criterio universalmente acordado sobre cuán consistente debe ser un problema de erección y por cuánto tiempo debe continuar para que califique como disfunción eréctil. Además, puede ser difícil determinar el número con precisión porque a muchos hombres no les gusta hablar sobre eso.
Pero algunos estudios sugieren que el 20 % de los hombres en sus 50 años, y alrededor de 18 millones de estadounidenses entre las edades de 40 y 70, tienen cierto grado de disfunción eréctil. A nivel mundial, se estima que la disfunción eréctil afecta a unos 100 millones de hombres. Y la disfunción eréctil no necesita ser crónica para hacer sentir su presencia. Otros estudios sugieren que casi todos los hombres experimentan dificultades ocasionales para lograr o mantener una erección. En muchos casos, es solo temporal y solo necesita un tratamiento a corto plazo.

¿Quiénes suelen tener disfunción eréctil?
La mala salud física y emocional puede contribuir a la disfunción eréctil. La disfunción eréctil también se asocia con condiciones médicas como diabetes, hipertensión, colesterol alto y enfermedad de la próstata. Mientras más factores afecten a un hombre, mayor es su riesgo de disfunción eréctil.
La edad también puede ser una preocupación. Es más probable que la disfunción eréctil ocurra a medida que un hombre envejece, especialmente después de los 60 años. La aparición de algún grado de disfunción eréctil es del 39 % en hombres de 40 años y del 67 % a los 70 años. La disfunción eréctil puede ocurrir a cualquier edad, incluso después de años de relaciones sexuales satisfactorias.
Sin embargo, la edad en sí misma no causa disfunción eréctil. Más bien, es la aparición más frecuente de ciertos problemas de salud en los hombres mayores, como las enfermedades vasculares y la diabetes, lo que explica el aumento de la disfunción eréctil con la edad.

Síntomas

La disfunción eréctil se caracteriza por la incapacidad de lograr una erección al intentar tener relaciones sexuales, una erección que no dura lo suficiente para tener relaciones sexuales o la imposibilidad de lograr una erección en absoluto. La disfunción eréctil ocasional a menudo no es nada grave, pero cuando se vuelve frecuente o molesta para el paciente, es cuando se debe hablar con el profesional de la salud.

Causas

¿Cuáles son las causas comunes de la disfunción eréctil?
Las erecciones reflejan la compleja interacción del cerebro con el pene y área pélvica. Los nervios y las sustancias químicas hacen que los músculos del pene se relajen y permitan que aumente el flujo de sangre al pene, lo que resulta en una erección. Cualquier cosa que interfiera con este intrincado proceso puede causar disfunción eréctil.

Las causas comunes de la disfunción eréctil incluyen las siguientes:

  • Trastornos fisiológicos: la diabetes, la presión arterial alta, la elevación del colesterol y algunas condiciones cardiovasculares pueden bloquear los vasos sanguíneos y disminuir el flujo sanguíneo al pene. Ciertos problemas hormonales y medicamentos también pueden causar disfunción eréctil.
  • Un accidente cerebrovascular o la esclerosis múltiple, por ejemplo, pueden interferir con la capacidad del cerebro para comunicarse con el resto del cuerpo. Tal falta de comunicación durante el funcionamiento sexual podría causar disfunción eréctil. Si se dañan diferentes áreas del cerebro, los nervios o la médula espinal, no se transmitirán los mensajes adecuados al pene.
  • Causas psicológicas: La disfunción eréctil puede provenir de problemas en las relaciones, ansiedad por el desempeño, estrés (laboral, familiar, financiero), antecedentes de abuso sexual, culpa o miedo asociado con el comportamiento sexual, y depresión u otras enfermedades mentales.

¿Qué problemas de salud están asociados con la disfunción eréctil?
La alteración del flujo sanguíneo, hacia o desde el pene, es la causa más común de disfunción eréctil. Varias enfermedades, como la diabetes, la hipertensión arterial y el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis), pueden afectar el flujo sanguíneo. De hecho, la aterosclerosis causa aproximadamente el 40 % de la disfunción eréctil en hombres mayores de 50 años.
Las enfermedades que afectan el sistema nervioso pueden interferir con la capacidad del cuerpo para procesar las señales de estimulación sexual y también pueden causar disfunción eréctil. El daño a los nervios por derrames cerebrales o lesiones en la columna, y otros trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple y el Parkinson, cambian la capacidad del cerebro para responder a la estimulación sexual, lo que puede prevenir una erección.

La diabetes es una enfermedad que afecta tanto al sistema vascular como al nervioso. Aproximadamente el 50 % de los pacientes diabéticos, independientemente del tipo, tienen disfunción eréctil.

La disfunción eréctil también puede ser el resultado de una pelvis fracturada o aplastada que daña los nervios o las arterias del hombre, lo que inhibe el flujo de sangre al pene.

Asimismo, algunos tipos de cirugías pélvicas y radioterapia, como las utilizadas en el tratamiento del cáncer de próstata, de vejiga o recto, puede causar disfunción eréctil.

Los trastornos endocrinos, como los niveles bajos de testosterona o los problemas de la glándula hipófisis o tiroides, también pueden causar un desequilibrio hormonal y problemas de erección.

Enfermedades como la enfermedad de Peyronie, una enfermedad inflamatoria que produce cicatrices dentro del pene, lo que hace que se curve o doble, también pueden contribuir a la disfunción eréctil.

A veces, los medicamentos que se usan para tratar enfermedades están detrás de la disfunción eréctil. Las terapias para la presión arterial como los betabloqueadores, algunos medicamentos para el corazón, algunos medicamentos para la úlcera péptica, las pastillas para dormir y los antidepresivos entran en esta clasificación.

Las elecciones de estilo de vida también pueden contribuir. El abuso de alcohol u otras drogas, una mala alimentación y el tabaquismo pueden estar asociados con enfermedad vascular, endurecimiento de las arterias y presión arterial alta, todos los cuales, a su vez, están asociados con la disfunción eréctil.

Otras enfermedades crónicas asociadas con la disfunción eréctil incluyen: insuficiencia renal crónica; insuficiencia hepática; enfermedad de Alzheimer; apnea del sueño; y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Muy a menudo, una combinación de varios factores causa la disfunción eréctil. A medida que aumenta el número de factores de riesgo o condiciones que a menudo conducen a la disfunción eréctil, el riesgo de disfunción eréctil del hombre aumenta en consecuencia.

Diagnóstico

El diagnóstico de disfunción eréctil es sencillo. Determinar por qué ocurre la disfunción eréctil, por otro lado, puede ser más difícil. La identificación de la causa de la disfunción eréctil generalmente comienza con una entrevista estructurada, seguida de un examen físico y posiblemente pruebas de laboratorio.

Determinar si una persona sufre de disfunción eréctil en lugar de otros problemas sexuales de eyaculación, orgasmo o deseo sexual es un primer paso esencial. Una vez que se establece la disfunción eréctil, un médico determinará la naturaleza de la misma. La búsqueda de la causa comienza haciendo muchas de las preguntas que se mencionan a continuación para obtener un historial médico, sexual y psicológico. Estas preguntas pueden ser útiles para determinar la gravedad de la disfunción eréctil y revelar posibles condiciones médicas o enfermedades que pueden estar causando, o simplemente complicando, la disfunción eréctil de un hombre. A veces, un médico también puede pedirle a su paciente que complete un cuestionario sobre su función sexual que puede confirmar la presencia de disfunción eréctil.

La entrevista puede incluir los siguientes tipos de preguntas:

  • Preguntas relacionadas con la queja específica de erección
  • Preguntas relacionadas con factores médicos que podrían contribuir a la disfunción eréctil
  • Preguntas relacionadas con factores psicológicos que podrían contribuir a la disfunción eréctil
  • Preguntas relacionadas con evaluación o tratamiento previo

Después de esta entrevista estructurada, se realiza un examen físico para ayudar a identificar los problemas físicos que pueden estar causando la disfunción eréctil.

  • Un simple examen físico a menudo incluye una verificación de anomalías en el pene y los testículos.
  • Examen del pulso, incluidos los pulsos de las extremidades inferiores que pueden indicar problemas circulatorios.
  • Examen neurológico, que incluye inestabilidad postural y de la marcha, evaluación de las sensaciones del tacto y los reflejos.
  • Examen rectal, para determinar el tono del esfínter y evaluación de la próstata. 
  • Examen abdominal, para buscar signos de enfermedad hepática o renal.

Preguntas frecuentes durante la historia clínica
¿Qué preguntas hacen los médicos cuando hablan de la disfunción eréctil con los pacientes?
Los tipos de preguntas que un médico puede hacer sobre la disfunción eréctil son:

A. Preguntas relacionadas con la queja específica de erección:

  1. ¿Cuánto tiempo han estado presentes estos síntomas? ¿Empezaron de forma gradual o repentina?

El médico necesita saber si se trata de un problema nuevo o uno que ha estado en curso durante algún tiempo.

2. ¿Se despierta con una erección? ¿Qué tal por la noche?

Los hombres naturalmente tienen erecciones mientras duermen y cuando se despiertan por la mañana. Esta es una forma en que el médico puede determinar la gravedad o la causa del problema.

3. Si tiene erecciones, ¿qué tan firmes son? ¿Es difícil la penetración?

El médico debe tener una idea de la gravedad de la disfunción eréctil, ya que la insatisfacción puede variar.

4. ¿Qué tan consistente es el problema? ¿La penetración es difícil el 50 %, 75 % o 100 % del tiempo?

5. ¿Sus erecciones cambian en diferentes momentos, como con diferentes parejas, estimulación oral o masturbación?

¿La disfunción eréctil varía de una circunstancia a otra o es consistente en todas las experiencias sexuales?

6. ¿Hay alguna dificultad con el deseo sexual (libido), la excitación, la eyaculación o el orgasmo (clímax)? Si es así, ¿ocurrieron estas dificultades antes o después del inicio de la disfunción eréctil, o son problemas separados? ¿Es posible que su disfunción eréctil se deba a una disfunción sexual diferente o que se produzca junto con ella?

7. ¿Qué efecto tiene este problema en su satisfacción sexual, su confianza sexual o su relación (si está en una)?

B. Preguntas relacionadas con factores médicos que podrían contribuir a la disfunción eréctil:

  1. ¿Qué condiciones médicas tiene?

La disfunción eréctil está fuertemente relacionada con una serie de otras enfermedades comunes en los hombres, como: diabetes, enfermedad cardíaca, presión arterial alta, colesterol alto, enfermedad vascular, condiciones neurológicas, enfermedad crónica del hígado o del riñón.

2. ¿Qué medicamentos está usando actualmente?

Hay varios medicamentos que pueden causar o contribuir a la disfunción eréctil.

3. ¿Fuma, bebe o usa otras drogas y cuánto?

Ciertos hábitos de estilo de vida aumentan la probabilidad de que un hombre tenga disfunción eréctil. El abuso de alcohol o drogas puede contribuir a enfermedades cardíacas, endurecimiento de las arterias e hipertensión, todo lo cual puede provocar disfunción eréctil.

4. ¿Hay una nueva curva o doblez en el pene? Si hay curvatura, ¿causa dolor? ¿Cuál es la ubicación y la gravedad de la curvatura?

La enfermedad de Peyronie, que es una enfermedad inflamatoria que produce cicatrices dentro del pene, que hacen que se curve o doble, también puede contribuir a la disfunción eréctil.

5. ¿Tiene antecedentes de cirugía o radioterapia, especialmente en la región pélvica?

Por ejemplo, los tratamientos para la enfermedad de la próstata también pueden causar disfunción eréctil.

6. ¿Tiene antecedentes de traumatismo pélvico, genital o de la médula espinal?

Las lesiones en estas áreas a veces pueden interferir con la capacidad del cuerpo para desarrollar y mantener una erección.

7. ¿Tiene problemas urinarios?

La disfunción eréctil también puede ser causada por problemas del tracto urinario, como irritación o problemas para orinar (como frecuencia y urgencia urinaria y disuria [dolor o ardor al orinar]).

C. Preguntas relacionadas con factores psicológicos que podrían contribuir a la disfunción eréctil:

  1. ¿Cómo es su relación con su pareja? ¿Ha cambiado algo recientemente?

La disfunción eréctil a veces puede ser el resultado de problemas conyugales (o de las relaciones).

2. ¿Cómo es su vida sexual? ¿Ha cambiado algo recientemente?

Esto a veces lleva a preguntas sobre la calidad de sus relaciones sexuales y la intimidad sexual, como la frecuencia, las expectativas sexuales de usted y su pareja, o cualquier ansiedad con respecto al desempeño que pueda existir.

3. En general, ¿está sometido a mucho estrés? ¿O le ha pasado algo particularmente molesto?

El estrés excesivo en cualquier aspecto de la vida (trabajo, relaciones, finanzas, etc.) puede provocar disfunción eréctil

4. ¿Se ha sentido muy desanimado y deprimido? ¿Tiene alguna enfermedad psicológica o ha pensado en acudir a un psicólogo?

La depresión u otras enfermedades mentales pueden contribuir a la disfunción eréctil.

D. Preguntas relacionadas con evaluación o tratamiento previo:

  1. ¿Qué pruebas se le han realizado hasta la fecha?
  2. ¿Ha utilizado algún tratamiento para la disfunción eréctil? ¿Qué tipo de respuesta ha obtenido? ¿Los ha estado usando correctamente?
  3. ¿Experimentó algún efecto secundario por los medicamentos?

Pruebas de laboratorio e imágenes
Se pueden realizar algunas pruebas de laboratorio sencillas. Estas pruebas incluyen lo siguiente:

  •  Exámenes de sangre
  • Testosterona: la deficiencia de esta hormona sexual puede estar relacionada con la disfunción sexual
  • Niveles de azúcar en sangre: detección de diabetes.
  • Perfiles de lípidos: determina los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que posiblemente indique arteriosclerosis (que puede reducir el flujo sanguíneo al pene).
  • Enzimas hepáticas y creatinina sérica: las enfermedades del hígado o del riñón pueden crear desequilibrios hormonales.
  • Función tiroidea: las hormonas tiroideas estimulan la producción de hormonas sexuales y actúan en la regulación del metabolismo.
  • Análisis de orina: también analiza los niveles de azúcar y hormonas que pueden indicar diabetes, así como disfunción renal y deficiencia de testosterona. En algunos hombres, es posible que se requieran más pruebas para ayudar a identificar la causa de la disfunción eréctil. Estas incluyen pruebas de función eréctil, como las siguientes:
  • Prueba vascular: las pruebas realizadas con más frecuencia
  • Prueba de inyección: se inyectan agentes que aumentan el flujo sanguíneo en la cámara eréctil del pene para causar una erección. La respuesta a la medicación puede ayudar al médico a definir la causa del problema.
  • Ultrasonido dúplex: también llamado mapeo de flujo a color Doppler o ultrasonido Doppler; es una forma de ultrasonido que permite a los médicos ver la estructura y el flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos.
  • Cavernosometría/cavernosografía de infusión dinámica (DICC): una prueba sofisticada del flujo sanguíneo del pene que se realiza en algunos hombres con disfunción eréctil y anomalías del pene, generalmente realizada en los principales centros médicos o por expertos en disfunción eréctil.
  • Pruebas neurológicas: estas pruebas rara vez se realizan en estos días.
  • Biotesiometría peneana: se utiliza vibración electromagnética para evaluar la sensibilidad del pene y la función nerviosa.
  • Potenciales evocados somatosensoriales: estimulación eléctrica, táctil o de otro tipo de los nervios para determinar el daño y la función de los nervios.
  • Electromiografía pudenda: el nervio pudendo es el principal nervio que inerva la pelvis, la vejiga y la uretra. El daño a este nervio puede causar disfunción eréctil. La electromiografía es una prueba que utilizan los médicos para detectar la función nerviosa y medir la actividad eléctrica generada por los músculos. Por lo tanto, esta prueba puede determinar si el daño al nervio pudendo es la causa de la disfunción eréctil.
  • Tumescencia peneana nocturna: los hombres normalmente tienen erecciones cuando duermen por la noche; de lo contrario, esto puede ser indicativo de un problema con la función nerviosa, las hormonas o el suministro de sangre al pene.

Preguntas para hacerle al profesional de la salud
A muchos hombres les resulta incómodo hablar sobre su disfunción eréctil por primera vez. Por lo tanto, puede ser útil escribir algunas preguntas para hacerle a su profesional de la salud. Proporcionamos algunas preguntas comunes sobre la disfunción eréctil para que pueda comenzar.

  • ¿Cómo puedo saber si mi disfunción eréctil tiene una causa psicológica o es el resultado de una condición médica subyacente?
  • ¿La disfunción eréctil es solo una parte inevitable del envejecimiento, o debería tratarse a cualquier edad?
  • ¿Cree que mi disfunción eréctil está relacionada con una enfermedad cardiovascular, enfermedad renal, diabetes u otra condición médica grave?
  • ¿Necesito consultar a otro tipo de profesional de la salud, como un urólogo, endocrinólogo, psiquiatra o terapeuta sexual? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Qué importancia tienen cosas como la dieta, el consumo de alcohol, el tabaquismo, el ejercicio y la cantidad de sueño sobre la causa o el tratamiento de la disfunción eréctil?
  • Si descubre que mi disfunción eréctil es causada por una condición médica subyacente, ¿será más o menos tratable mi disfunción eréctil?
  • ¿Qué tipos de tratamiento para la disfunción eréctil están disponibles?
  • ¿Qué tipo de tratamiento recomienda? ¿Cuáles son los pros y los contras de los posibles tratamientos?
  • Si este tratamiento no tiene éxito, ¿cuál sería el siguiente paso?
  • He escuchado mucho sobre medicamentos orales como sildenafil, tadalafil o vardenafil. ¿Alguno de estos sería apropiado para mí?
  • Escuché un anuncio en la televisión de un medicamento para la disfunción eréctil que dice que debería preguntarle a mi médico si estoy lo suficientemente saludable para la actividad sexual. ¿Puede explicar qué quieren decir con eso?

Recursos

Tratamiento

¿Qué factores determinan qué tratamiento recomienda un médico para los pacientes con disfunción eréctil?
La disfunción eréctil tiene muchas causas, tanto físicas como psicológicas. El tratamiento inicial de la disfunción eréctil depende de la posible causa del trastorno en cada paciente individual. Las opciones de tratamiento para la disfunción eréctil han mejorado significativamente en los últimos años y las nuevas investigaciones y medicamentos continúan aumentando las opciones de tratamiento. Los tratamientos ofrecidos dependen de la experiencia del médico que usted consulte. Por ejemplo, un urólogo puede ofrecerle una mayor variedad de tratamientos que un médico de familia.
Decidir qué tratamiento es mejor depende de varios factores, que incluyen los siguientes:

  • Si la causa de la disfunción eréctil de un paciente es física, psicológica o ambas
  • La presencia de otras condiciones médicas
  • La posibilidad de interacción con otros medicamentos
  • Qué opción es más probable que sea eficaz para un paciente en particular
  • Las preferencias del hombre y su pareja

Los problemas físicos que pueden causar diversos grados de disfunción sexual incluyen: lesión o cirugía; condiciones médicas subyacentes, como diabetes o enfermedad cardiovascular; problemas de estilo de vida, como fumar y el uso de alcohol u otras sustancias; y efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar otras condiciones. Los problemas psicológicos que pueden conducir a la disfunción eréctil incluyen ansiedad por el desempeño, estrés o disfunciones sexuales secundarias (eyaculación precoz, retrasada o retrógrada).

Si bien el primer paso de una buena práctica médica es alterar los factores de riesgo controlables (como el tabaquismo, la obesidad y el abuso de alcohol; estrés, fatiga, depresión; el ajuste de los medicamentos recetados, etc.), la mayoría de los pacientes con disfunción eréctil necesitarán una forma adicional de tratamiento. Las terapias actualmente disponibles incluyen: asesoramiento y educación sexual, medicamentos orales, terapia de inyección, dispositivos de vacío y tratamientos quirúrgicos.

Para determinar un plan de tratamiento óptimo, los médicos, pacientes y las parejas deben tener discusiones abiertas y honestas sobre todas las opciones disponibles. El modelo de proceso de atención describe el enfoque general del tratamiento. La terapia de primera línea incluye (1) un intento de corregir los factores de riesgo controlables, (2) abordar problemas psicológicos evidentes (por ejemplo, si la disfunción eréctil comienza durante la primera relación después de un divorcio, después de enviudar o cuando las terapias médicas, como un psicólogo sexual, no están ayudando con los problemas obvios de confianza), (3) terapia oral (píldoras), que en este momento se limita al uso de inhibidores de PDE5, como citrato de sildenafil (Viagra®), clorhidrato de vardenafil (Levitra®) y tadalafil (Cialis ®).

El tratamiento de segunda línea incluye el uso de dispositivos de vacío, supositorios intrauretrales (canal urinario) e inyección peneana (intracavernosa) y generalmente se reserva para hombres que no han tomado píldoras o que tienen efectos secundarios importantes. La terapia de tercera línea es para pacientes que han explorado la terapia de primera y segunda línea e incluye cirugía vascular para poblaciones muy específicas de hombres y cirugía de implante peneano (prótesis).

¿El seguro cubre el tratamiento de la disfunción eréctil? ¿Están cubiertos los medicamentos?
La cobertura de tratamiento y medicamentos por parte del seguro médico varía de un proveedor de seguro a otro, así como de un plan a otro. Es mejor ponerse en contacto con el proveedor individual para determinar si los tratamientos recetados para la disfunción eréctil están cubiertos por el seguro.

¿Qué tratamientos no quirúrgicos están disponibles para la disfunción eréctil?
Los tratamientos no quirúrgicos más comunes para la disfunción eréctil incluyen los siguientes: